¿Importará realmente el debate entre el viejo y el hasta más viejo?

Esta semana tenemos el primer debate entre el viejo y el aún mayor.

De un lado está quien probablemente sea el mayor mentiroso del mundo. Con su cabello rubio peinado con mechas anaranjadas y sus practicadas expresiones faciales al estilo Mussolini, el expresidente Donald Trump, de 78 años, duplica, e incluso triplica y cuadruplica sus mentiras para cubrir la primera. No tiene vergüenza. Parece haberle funcionado en la vida, los negocios y la política.

La pregunta, en la mente de los expertos políticos esta semana, parece ser: ¿Aparecerá Trump en el debate? O, si lo hace, ¿se marchará cuando esté nervioso por preguntas que no puede responder y los moderadores del debate le apagarán el micrófono cuando comience a obstruir?

Luego está el presidente Joe Biden. Como el mayor de los dos, el mundo Trump lo describe como senil, desorientado, corrupto y no apto para liderar el país. Biden tartamudea y a veces busca palabras que le resultan difíciles de encontrar. El mundo Trump se burla de él por eso. Biden se ha deteriorado físicamente: su forma de caminar, su rostro hinchado y aparentemente cargado de Botox. Sin embargo, a decir verdad, Trump no parece más saludable que Biden, de 81 años. Obeso y a veces desorientado, como afirma que es Biden, Trump también ha perdido un paso y sus juegos de manos empiezan a volverse tan viejos como él. Y cuando sigue con sus logorreas, no tiene sentido. Excepto, claro, a aquellos que se han bebido el Kool-Aid que convence a muchos de que él es el más grande, el más bello, el más inteligente, el más fuerte… todo lo que Trump nunca ha sido.

¿Importará el debate? Nadie parece saberlo.

El hecho es que los votantes del mundo Trump votarán por él incluso, como él predijo: “Podría pararme en medio de la Quinta Avenida y dispararle a alguien, y no perdería ningún votante, ¿de acuerdo?” Luego está Biden, que ha perdido seguidores entre los negros, los latinos y algunos votantes jóvenes, mientras que ha ganado algunos de los ancianos que votaron por Trump pero que están cansados ​​de sus travesuras. Y luego están los candidatos del tercer y cuarto partido a los que nadie está seguro de a quién quitarán votantes. ¿Trump o Biden?

Permítanme añadir que me cuesta entender cómo vivo en un país donde tanta gente ha votado y votará por un hombre que ha sido declarado culpable de fraude, abuso sexual (en otras palabras, violación) y una serie de otros delitos mientras respalda el odio, la división y la intolerancia. Y el otro que se vio a sí mismo como un candidato de “transición” para luego, cuatro años después, lanzarse nuevamente a la carrera por el puesto más poderoso del planeta Tierra a la edad de 81 años. Y por eso, digo, vergüenza para los demócratas que no parecen tener sustituto para su candidato de transición de 2020.

¿Y las encuestas? Dejaré a Nate Cohn, jefe analista político de The New York Times, que explique: “En promedio, las encuestas nacionales recientes muestran que el presidente Biden y Donald J. Trump recibieron cada uno el apoyo de alrededor del 46 por ciento de los encuestados en una carrera cara a cara. Están esencialmente empatados a medida que se acerca su primer debate el jueves por la noche”.

Más importante aún, añade, “la carrera también está reñida en estados clave en el campo de batalla, pero aquí el señor Trump está ligeramente por delante en las encuestas más recientes. Si bien a menudo lidera solo por uno o dos puntos, mantiene la ventaja en Pensilvania, Wisconsin, Michigan, Nevada, Arizona y Georgia, estados que serían suficientes para que Trump ganara el Colegio Electoral y, por lo tanto, la presidencia”.

Termina escribiendo: “En una elección típica, las encuestas se equivocan en un sentido u otro por aproximadamente dos puntos. Y en este ciclo hay muchas fuentes adicionales de incertidumbre: el candidato independiente Robert F. Kennedy Jr.; un gran número de votantes que “odian por partida doble” a quienes no les agradan los dos candidatos principales; y la dependencia de Trump del apoyo de votantes tradicionalmente demócratas de baja participación. Si las elecciones se celebraran hoy, no sería una sorpresa que el señor Biden prevaleciera”.

Entonces, a partir de esta semana, le da ventaja a Biden, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Lo único que puedo añadir es: ¡Qué lío!

Leave a comment