Biden puede detener a Trump… haciéndose a un lado

Por Aaron Regunberg / Common Dreams

La semana pasada celebramos el 4 de julio, recordando el día de 1776 en que nuestros padres fundadores firmaron la Declaración de Independencia. La tercera frase de ese augusto documento establece que “los gobiernos se instituyen entre los hombres y derivan sus justos poderes del consentimiento de los gobernados”. Ésta fue la innovación clave de nuestro experimento republicano. En una monarquía divinamente ordenada, la autoridad deriva de Dios; el pueblo está ahí para ser gobernado y servir al monarca. Pero en el sistema de gobierno imaginado por los padres fundadores de Estados Unidos, los líderes políticos existen para representar y servir al pueblo.

Éste puede ser un ideal frágil. George Washington podría haberlo destrozado desde el principio si hubiera querido conservar el poder. Pero, en cambio, renunció a su puesto y se retiró con honor cuando llegó el momento adecuado, una elección que, más que cualquier otra, lo convirtió en un héroe fundamental de la democracia estadounidense.

Aunque este principio ha sobrevivido a muchas crisis desde entonces, hoy enfrenta posiblemente su mayor amenaza hasta el momento. Donald Trump ya intentó una vez hacer retroceder nuestra democracia. Ahora se presenta con un plan explícito para hacerlo y con la retorcida autoridad de la Corte Suprema para respaldarlo.

Este tipo de lealtad peligrosamente ciega por parte de algunos demócratas en este momento no sólo es inquietante, sino también peligrosa.

Por supuesto, para hacer realidad su oscura visión, Trump necesita ganar en noviembre. Así que lo más aterrador de nuestro momento actual es que el presunto candidato demócrata, el presidente Joe Biden, está, desde todos los puntos de vista objetivos, en camino de perder la reelección. Su índice de aprobación del 37% lo hace históricamente impopular, tres cuartas partes de los estadounidenses no creen que tenga la salud cognitiva para ser presidente, está perdiendo constantemente en las encuestas de los estados indecisos (donde está muy por detrás de otros demócratas) y su desastroso debate y las entrevistas muestran que no está a la altura de la tarea de procesar eficazmente el caso contra Donald Trump.

En este contexto, es fácil entender la ira que muchos estadounidenses han sentido hacia los demócratas (algunos en altos niveles dentro del partido pero también en números preocupantemente grandes en las bases) que han estado insistiendo en que el presidente Biden merece nuestro apoyo incondicional.

Esta es una afirmación peligrosa en nombre de cualquier líder político. En una democracia, ningún político individual merece apoyo incondicional. Ésa es la idea detrás de un gobierno que “obtiene [sus] poderes justos del consentimiento de los gobernados”. Nuestros líderes nos sirven a nosotros, no al revés.

Biden ha ayudado a lograr grandes cosas como presidente. Eso merece un enorme aprecio y gratitud. Pero no merece la lealtad extraña, casi parasocial, que estamos viendo ahora mismo por parte de una minoría de demócratas que afirman, a pesar de todos los signos objetivos en sentido contrario, que Biden es la única persona que puede vencer a Trump. En muchos casos, esta posición ha llevado a un pensamiento francamente conspirativo, como las ahora omnipresentes afirmaciones de que las preocupaciones sobre la edad y la agudeza mental de Biden son enteramente una invención de los “medios de comunicación dominantes”.

Si este tipo de lenguaje suena preocupantemente familiar, es porque es exactamente la postura que los demócratas han pasado los últimos ocho años denunciando a la derecha MAGA: no creas en las noticias falsas, no creas en lo que te dicen tus propios ojos y oídos, la única verdad es la que viene de nuestro líder supremo. Ver este tipo de lealtad peligrosamente ciega por parte de algunos demócratas en este momento no sólo es inquietante, sino peligroso.

En una república democrática como Estados Unidos, nuestra lealtad pertenece a nuestro país y a los principios fundamentales que representa: libertad, igualdad y democracia. Aquellos de nosotros que somos demócratas también somos leales a nuestro partido porque lo vemos como el mejor vehículo para hacer realidad esos principios.

En ese contexto, cierto grado de lealtad hacia un líder individual está bien, pero no una lealtad incondicional. De hecho, cuando un político nos está llevando al desastre, como claramente lo hace Biden al negarse a dimitir, la lealtad incondicional a ese líder constituye en realidad deslealtad al propio país y al propio partido. Como demócratas parecemos muy capaces de entender este concepto cuando criticamos con razón la devoción servil del Partido Republicano hacia Donald Trump. Pero este principio también se aplica a nuestro lado.

Ser presidente no es un sacrificio. Ciertamente es un trabajo duro, que requiere mucha energía y resistencia. Pero también es la cosa más lujosa, prestigiosa y privilegiada que alguien podría hacer jamás. Es por eso que Trump quería el puesto en primer lugar, y entiendo por qué Biden, su familia y su equipo querrían cuatro años más con todo ese poder y prominencia.

Pero no tienen derecho a ello. En esta elección hay muchísimo más en juego que las ambiciones y el ego de un hombre. La minoría de demócratas que insiste en lo contrario no se parece más que a un MAGA de tono azul, no sólo por sus conspiraciones y su perspectiva cada vez más desquiciada sobre la carrera, sino también porque ellos también están tratando de arrastrarnos por un camino que muy probablemente terminará en una segunda presidencia de Trump.

Aaron Regunberg es un exlegislador estatal de Rhode Island y un organizador progresista desde hace mucho tiempo.
Leave a comment