Obama abrió una puerta entre Cuba y Estados Unidos. ¿Por qué Biden la vuelve a cerrar?

Por Bhaskar Sunkara / The Guardian

El 6 de abril de 1960, el diplomático estadounidense Lester D. Mallory escribió un memorando abogando por un embargo que “negaría dinero y suministros a Cuba, disminuiría los salarios monetarios y reales, provocaría hambre, desesperación y derrocaría al gobierno”. Sesenta y cuatro años después y la política que los cubanos llaman el bloqueo sigue vigente. No ha logrado su objetivo declarado de derrocar la Revolución Cubana, pero ha alimentado años de desesperación y ira justificada.

Barack Obama llegó a reconocer esto en su segundo mandato. Durante una histórica visita a La Habana en 2016, dijo que había venido “a enterrar el último vestigio de la guerra fría en las Américas” y “a extender la mano de la amistad al pueblo cubano”. Para entonces su administración ya había dado pasos tangibles en esa dirección.

Se aliviaron las restricciones estadounidenses a los viajes y las remesas y se reabrieron las respectivas embajadas de ambos países en La Habana y Washington DC. Fundamentalmente, Cuba también fue eliminada de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo y se le permitió hacer negocios con bancos estadounidenses que son el eje del sistema financiero mundial. El régimen de sanciones más antiguo de la historia no fue completamente desmantelado, pero el progreso fue inmenso y los trabajadores cubanos vieron los beneficios casi de inmediato.

La sorpresiva elección de Donald Trump cambió todo eso. Influenciado por políticos cubanoamericanos como Marco Rubio y un lobby ruidoso en Miami, restableció las restricciones de viaje y prohibió los tratos con empresas estatales que constituyen la mayor parte de la economía cubana. Pero la acción más provocadora de Trump se produjo pocos días antes de dejar el cargo en enero de 2021, cuando devolvió a Cuba a la lista de Estados patrocinadores del terrorismo. Esto a pesar de que los dos países cooperan ampliamente en materia de contraterrorismo y de los exitosos esfuerzos cubanos para alentar a los grupos guerrilleros latinoamericanos como las Farc a poner fin a la lucha armada.

Durante la campaña electoral, Joe Biden prometió volver al enfoque de Obama, pero ha logrado pocos cambios. Como resultado, Cuba permanece aislada de importantes fuentes de comercio y finanzas –incluso de actores no estadounidenses–. Estas difíciles condiciones llevaron a protestas recientes contra la escasez de alimentos y cortes de electricidad en Santiago y a manifestaciones mucho más generalizadas en toda la isla en julio de 2021.

Los halcones en Estados Unidos ven un Estado en su posición más débil en décadas y creen que ejercer aún más presión sobre el pueblo cubano conducirá al fin del gobierno del Partido Comunista. En realidad, el embargo sólo ha frenado los prometedores esfuerzos de reforma y ha permitido al gobierno culpar de manera creíble de las condiciones económicas a una fuerza externa.

Las acciones contra Cuba comenzaron antes del memorando de Mallory, inmediatamente después de la victoria de las fuerzas revolucionarias de Fidel Castro en 1959 contra la odiada dictadura de Fulgencio Batista. Irónicamente, considerando la designación de larga data de Estados Unidos de Cuba como Estado patrocinador del terrorismo, las acciones apoyadas por Washington abarcaron desde pequeños actos de sabotaje industrial hasta ataques a civiles y una invasión a gran escala en 1961.

A pesar de esta presión, el gobierno de Castro implementó medidas importantes. Una campaña de alfabetización llegó a más de 700.000 personas, en su mayoría en zonas rurales desatendidas. Estos cubanos también se beneficiaron de una amplia reforma agraria, la electrificación rural y el establecimiento a nivel nacional de atención médica y educación gratuitas y de alta calidad. Se estableció un estado de partido único, pero hubo amplio apoyo y participación en estos esfuerzos.

En el exterior, la labor de los médicos y especialistas técnicos cubanos sigue siendo elogiada en todo el mundo en desarrollo. Se han enviado brigadas médicas a más de 100 países desde la revolución, incluso después del terremoto de Haití de 2010 y el brote de ébola de África occidental de 2014. En las últimas dos décadas, otro esfuerzo ha curado a 3 millones de pacientes con discapacidad visual en países en desarrollo.

El papel de las fuerzas militares cubanas también fue decisivo en la derrota del apartheid. A costa de miles de muertos y heridos, Cuba y sus aliados angoleños hicieron retroceder al ejército sudafricano en un esfuerzo que, según Nelson Mandela, “destruyó el mito de la invencibilidad del opresor blanco” y “sirvió de inspiración para el pueblo luchador de Sudáfrica”.

Sin embargo, la economía que apoyó estos esfuerzos se construyó sobre una base inestable. Para contrarrestar el impacto del embargo estadounidense, Cuba se volvió dependiente del apoyo del bloque soviético. Los países del Comecon proporcionaron petróleo, alimentos y repuestos para máquinas subsidiados. También ofrecieron un mercado para el azúcar, el níquel y otras exportaciones a precios superiores a los del mercado. En 1989, se importaron 13 millones de toneladas de combustible sólo de la Unión Soviética, que también suministró a Cuba el 63% de sus importaciones de alimentos y el 80% de su maquinaria importada. Mientras tanto, la mayor parte de las exportaciones cubanas de azúcar, cítricos y níquel se vendieron a la URSS.

El apoyo del bloque del Este logró enmascarar algunas de las debilidades de la economía estatal de Cuba, pero el embargo en sí predeterminó la excesiva dependencia de los subsidios que Washington presionó directamente para que eliminara al primer ministro soviético Mikhail Gorbachev. Después del colapso final del socialismo de Estado europeo, la situación económica en Cuba pasó de tensa a catastrófica.

Con el creciente descontento popular a principios de los años 1990, Castro declaró “un período especial en tiempo de paz”. Los proyectos de inversión quedaron en suspenso; Se redujo drásticamente el consumo de electricidad, junto con las raciones de alimentos y ropa. Fábricas clave se vieron obligadas a cerrar por falta de insumos importados. La falta de fertilizantes y repuestos para tractores provocó una caída libre de la agricultura. El PIB cubano cayó un 40% sólo a principios de los años 1990.

En Washington, la crisis fue vista como una oportunidad para lograr una victoria final en la guerra fría. La derechista Heritage Foundation calificó a Castro no sólo como “un anacronismo, sino también peligroso” y presionó para que se intensificara el embargo para finalmente producir “el resultado previsto de desestabilizar al gobierno comunista de la isla”. La administración Clinton siguió su guión al pie de la letra. El endurecimiento del embargo económico fue encabezado por la Ley Helms-Burton de 1996, que amplió el alcance de las transacciones prohibidas y aumentó las sanciones a los infractores, incluidas las empresas extranjeras.

Para los ideólogos estadounidenses, las cuestiones de los derechos de propiedad siempre estuvieron en primer plano. Helms-Burton permitió a los ciudadanos estadounidenses cuya riqueza fue redistribuida por la revolución cubana demandar a individuos y empresas que “traficaban” con esos activos expropiados durante mucho tiempo. A pesar de cierta oposición demócrata en el Congreso, Bill Clinton pregonó la ley como una medida que “fomentaría el desarrollo de una economía de mercado”.

Sin embargo, Cuba se adaptó durante el período especial y sobrevivió. Se abrió a la inversión extranjera, promovió el turismo como fuente de divisas y descentralizó parte de su economía. El país también encontró nuevos aliados, con la elección de una ola de gobiernos de izquierda en la región. Venezuela, en particular, proporcionó petróleo y ayuda financiera vital a cambio de la asistencia médica y docente cubana.

Los esfuerzos de reforma se aceleraron después de que Raúl Castro sucedió a su hermano en 2008, con un modelo tripartito de crecimiento que unió la economía estatal tradicional con la inversión internacional y el espíritu empresarial privado. El desempeño económico fue mixto, particularmente en los sectores agrícola y energético, pero debates más abiertos sobre los cambios necesarios y nuevos experimentos mostraron que el gobierno estaba en el camino correcto. La fugaz apertura de Obama alentó estas tendencias positivas.

El cambio de sentido de Trump con respecto a su predecesor no podría haber llegado en peor momento para el pueblo cubano. La economía cubana, que ya padecía los efectos sobre la salud de la pandemia de Covid-19 y su impacto en el turismo internacional, se contrajo bruscamente en 2020. Los altos precios del combustible y los alimentos empeoraron por la virtual incapacidad del país para comerciar incluso con artículos exentos con su superpotencia vecina. . Incluso los bancos sin sede en Estados Unidos temían procesar los pagos de las empresas estatales a proveedores internacionales, y mucho menos financiar los esfuerzos de desarrollo. Aislada durante mucho tiempo de la austeridad, estaba claro que los elogiados programas de salud y educación de la isla también sufrieron en este entorno.

Los cubanos fueron privados de sus necesidades materiales, pero Washington no estaba más cerca de sus ambiciones de “cambio de régimen”. Durante la campaña electoral, Biden habló acertadamente de la “política fallida hacia Cuba” de Trump y señaló su voluntad de volver al enfoque de Obama. Sin embargo, en el cargo ha hecho poco para cambiar el rumbo.

El embargo no sólo ha obstaculizado los recientes esfuerzos de reforma del presidente cubano Miguel Díaz-Canel, sino que ha coloreado 65 años de desarrollo de su país. Según algunos cálculos, ha costado más de 140.000 millones de dólares en total, cifra que supera con creces el apoyo soviético a Cuba, que en cualquier caso duró menos de la mitad de la historia de la revolución.

Simplemente, Estados Unidos tiene una deuda con el pueblo cubano por sus décadas de guerra económica. Como mínimo, el presidente debería cumplir sus promesas de campaña y eliminar de inmediato la designación de Cuba como Estado patrocinador del terrorismo. Si Estados Unidos puede establecer relaciones plenas con Vietnam, un Estado unipartidista contra el que participó en un sangriento conflicto armado durante años, no hay razón para que su guerra fría con Cuba no pueda terminar.

Nuestro mensaje debe ser simple: dejar que los cubanos decidan el futuro de Cuba sin coerción. Es hora de superar las objeciones de un pequeño lobby de halcones y poner fin a una política que va en contra de los intereses de los estadounidenses y cubanos comunes y corrientes por igual.

Bhaskar Sunkara es el presidente de la revista Nation, editor fundador de Jacobin y autor de El Manifiesto Socialista: El caso de la política radical en una era de desigualdades extremas.
* Traducción de Progreso Semanal.
Leave a comment