La rehabilitación poco convincente de Joe Biden

Solo unos minutos después del “debate” del 27 de junio, sentí que Biden había perdido. A los pocos minutos de la entrevista con Stephanopoulos, que se suponía que lo rescataría ocho días después, sentí que no había rescate posible. He aquí por qué, entre otras cosas.

Parecía un ciervo a la luz de los faros, era robótico y tenía problemas para articular sus pensamientos. Y todo fue cuesta abajo desde el principio. Se suponía que esta entrevista sería el primer paso importante hacia la rehabilitación de Biden. Desafortunadamente, necesitaba conectar un jonrón para comenzar a presentar un argumento convincente de que lo que sucedió el 27 fue solo una mala noche, que puede derrotar a Trump y gobernar el país de manera efectiva durante otros cuatro años. Logró llegar a tres y dos, pero ni siquiera llegó a la primera base, a pesar de que Stephanopoulos le sirvió principalmente lanzamientos blandos por el medio. Solo recapituló una versión menos alarmante de su actuación anterior.

Incluso si solo tuvo una “mala noche”, Biden nunca explicó cómo estará libre en el futuro de episodios similares de confusión, desorientación e incoherencia que ponen en duda no solo sus calificaciones para aspirar a la presidencia, sino su capacidad para liderar el país y actuar con vigor y una mente clara como comandante en jefe. Esto plantea una pregunta más seria: ¿quién gobierna actualmente el país?

Sorprendentemente, dijo que “no cree” haber visto el debate. Esa no fue una película de los años cincuenta y tantos, es un video de usted, señor presidente, en el momento más importante de su carrera política, cuando no estuvo a la altura de las circunstancias, y que desembocó en esta entrevista. ¿Y no recuerda si lo vio? Entonces usted está definitivamente disminuido. ¿O no quiere admitirlo? ¿Por qué? No hay nada de malo en eso. Pero si lo vio y ahora dice que no cree que lo hizo, eso no es creíble y lo pone un tanto en el mismo campo que su adversario y su instinto de mentir. Además, dice mucho de las personas encargadas de prepararlo. Deberían asegurarse de que vea ese debate para que pueda aprender de él y hacerlo mejor la próxima vez, si la hay.

Biden no pudo aclarar su historia. Insistió en que solo había pasado una mala noche y “no sabía por qué”, contradiciendo sus explicaciones de que “tenía un resfriado muy fuerte” y “no se sentía bien”, y que su médico lo había examinado y le había hecho una prueba de covid (que resultó negativa), e inverosímilmente, que había estado sufriendo de desfase horario, aunque habían pasado doce días desde que había estado en un vuelo largo. Estas ideas también chocan con lo que Biden ha dicho a sus partidarios: no habla tan “habilmente” ni “debate tan bien” como solía hacerlo. Aun así, eso no explica sus frecuentes deslices en diferentes contextos, incluida otra entrevista reciente con la estación de radio Wurd de Filadelfia, donde dijo: “Por cierto, estoy orgulloso de ser, como dije, el primer vicepresidente, la primera mujer negra, en servir con un presidente negro”. Otra racionalización fue que Trump siguió hablando en voz alta cuando él estaba hablando y esto lo distrajo. Él “simplemente no tenía el control”. Bueno, esa es una admisión devastadora de su insuficiencia, Sr. Biden. Es absolutamente necesario que tenga el control y no puede distraerse tan fácilmente con alguien que sabía de antemano que era un gato callejero.

Levantando más sospechas, evadió la pregunta de si se había sometido a una prueba cognitiva realizada por un médico independiente y se negó a decir que se la haría. Según su absurda narrativa, cada vez que habla de política y gobierna, está haciendo una prueba cognitiva.

Estaba indeciso, parecía distante y tenía una expresión facial que la mayoría de las personas verán como una confirmación de preocupantes deficiencias cognitivas, porque han visto estos signos en personas que conocen.

Cuando se le preguntó repetidamente si es capaz de manejar sus responsabilidades en el futuro, habló sobre sus logros pasados, se salió del tema, a menudo no completaba sus pensamientos y pronunció ensaladas de palabras, aunque no repitió tanto sus habituales muletas verbales.

Cuando Stephanopoulos comentó que había ganado el voto popular en las elecciones anteriores, pero que ahora lo perdería –-según las encuestas-–, dijo que no lo creía.

“Todos los encuestadores con los que hablo me dicen que es estamos parejos”, dijo, en contradicción con la realidad, y se excusó por estar detrás de Trump por seis puntos en una encuesta del New York Times porque hace un año había estado detrás por diez puntos. Ilógico y, por lo tanto, también sugestivo de deficiencia mental.

Cuando Stephanopoulos comentó que se acusa a Trump de pensar solo en sí mismo y le preguntó a Biden si no está haciendo lo mismo al negarse a abandonar la carrera, Biden recurrió a otra de sus muletas características, “Oh, vamos”, y se fue por la tangente sobre que Trump es un mentiroso patológico y otras irrelevancias.

Insistió en que es la persona más calificada para vencer a Trump y que sabe cómo vencerlo, que todos le han dicho que permanezca en la carrera, es decir, demócratas de alto rango como Hakeem Jeffries, Chuck Schumer, Nancy Pelosi y Tim Clyburn. Cuando se le preguntó qué haría si le pidieran que se retirara, dijo que no lo van a hacer en lugar de responder a la pregunta. Cuando se le preguntó qué pasaría si las cifras le dijeran que está poniendo en peligro a los candidatos por escaños en el congreso, lo que podría resultar en que los republicanos controlen las cuatro ramas del gobierno, dijo que no iba a responder eso. También negó haber notado descontento en el partido y sugirió que la prensa es la que está propagando el descontento. Todo esto muestra un divorcio total de la realidad.

Cuando se le preguntó: “Si se le convence de que no puede derrotar a Donald Trump, ¿se retiraría?”, respondió: “Solo si el Señor Todopoderoso desciende y me dice eso”.

La parte más inquietante llegó al final. Stephanopoulos preguntó: “Y si se queda y Trump es elegido y todo lo que está advirtiendo se cumple, ¿cómo se sentirá en enero?”.  A lo que Biden respondió: “Sentiré que mientras lo di todo y hice el mejor trabajo que sé que puedo hacer, eso es lo que vale”. Esto socava la noción central Demócrata de que Trump es una amenaza existencial para la democracia y sería una opción desastrosa para la nación y el mundo. Según esa narrativa, no hay lugar para el error y hay que detener a Trump a toda costa, por lo que Biden debe dejar de lado su orgullo y hacer el sacrificio que sea necesario. Haber hecho el “mejor trabajo” y tirar los dados es inaceptable.

Lo que está sucediendo dentro de la campaña de Biden es un ejemplo clásico de Escalada de Compromiso, un patrón de comportamiento en el que un individuo o grupo se enfrenta a resultados cada vez más negativos de una decisión, acción o inversión, pero continúa el comportamiento en lugar de alterar el curso. Los actores mantienen comportamientos que son irracionales pero que se alinean con decisiones y acciones anteriores.

Esperemos que el Señor muestre su mano en forma de esos líderes demócratas y donantes que se están movilizando para ayudar a Biden a salir de su miseria. De lo contrario, que Dios nos ayude a todos.

Amaury Cruz es un abogado, escritor y activista político jubilado de Carolina del Sur. Es Licenciado en Ciencias Políticas y Doctor en Jurisprudencia.
Leave a comment